Marcos Galván
"La radio te da mucha tranquilidad en el sentido de que eres sólo tú y el micrófono"

  03/07/2013 19:13:05

 Locutor y Dj. Comenzó a trabajar profesionalmente en Radio Arcoiris de Socuéllamos en el verano de 1991. En la actualidad, dirige el espacio comarcal "La Mancha en la Onda" de Onda Cero Alcázar, a la vez que colabora en espacios regionales y nacionales de la cadena. Pregonero de la Semana Santa de Campo de Criptana en 2008, socio de honor del Hidalgo Club de Golf, nombrado Caballero por la orden de Caballeros de San Juan... Éstos son sólo algunos de los reconocimientos de una casi interminable lista. Hoy conocemos un poquito más a este "Gigante de La Mancha".  Con tan solo 14 años, fundas junto a un grupo de amigos la primera emisora libre de la comarca, Radio 2000, ¿cómo recuerdas ese momento? Mi vocación no comenzó precisamente con la radio que todos conocemos de FM sino que como antes no había móviles ni otra manera de comunicarse empecé con el hobbie de los "walki talkies", de las emisoras cebeistas... Bueno, era una persona muy introvertida, mucha gente ahora se sorprende, pero descubrí los "walkies" y empecé a comunicarme con radioaficionados. Luego ya vino la emisora y después una antena ya mayor. A partir de ahí empecé a conocer a gente de toda clase, incluso iba con gente mayor que yo, participando en las cacerías del zorro    -unas competiciones en las que se esconde una emisora y luego hay que buscarla-. Una cosa llevó a la otra, empecé a relacionarme con gente que compartía estas aficiones, tanto música como radio, y decidimos montar una emisora pirata. Empezamos con un pequeño emisor inhalámbrico que tenía apenas de alcance unos metros. Nos escuchábamos nosotros mismos y nos echábamos unas risas. Luego le pusimos más potencia, tuvimos la oportunidad de montar un pequeño estudio, por llamarlo de alguna manera, en un desván de una casa. Todo era muy rudimentario, básicamente elaborado con materiales reciclados. Después empezó a sonar, hubo gente mayor que nos escuchaba, que veía que aunque eramos chavales nos tomábamos el proyecto muy en serio y ya se empezó a agregar gente como Ricardo Monreal que fue un poco el que nos ayudaba en los aspectos de conseguir música y de poner un poquito de orden porque, al fin y al cabo, éramos unos chavales que íbamos al instituto. A partir de ahí empecé a colaborar en unas emisoras y otras y empecé a formarme en este mundo para trabajar más profesionalmente.     



 Incluso llegasteis a igualar la audiencia de otras emisoras que ya estaban consolidadas... Claro, porque antes no había tantas emisoras en el dial como ahora. Actualmente te cuesta mucho encontrar una nueva emisora pero entonces recuerdo que estaban la antigua Radio Luz, Radio Cadena Española de Socuéllamos y no sé si se escuchaban las dos de RNE y claro, al haber dos emisoras, mucha gente encontró nuestra sintonía. Llámabamos la atención porque éramos unos chavales del pueblo y porque dábamos una oferta distinta. Prácticamente teníamos toda la programación de una emisora convencional: dedicatorias, noticias, radiofórmula e incluso programas temáticos de mucho criterio. Teníamos uno de heavy rock, recibíamos un montón de discos de promoción y nos daba un toque de exclusividad. En los programas de dedicatorias entraban las llamadas a través de un teléfono que conectamos de una forma muy rudimentaria y esa frescura es un poco yo creo lo que nos dio el éxito. La emisión era exclusivamente de fines de semana porque teníamos que ir al instituto y se nos escuchaba en Alcázar, luego pusimos un amplificador y llegamos también hasta Criptana.   ¿Cuál es el porqué de elegir la radio y no otro medio de comunicación? La radio te da mucha tranquilidad en el sentido de que eres tú y el micrófono. La imaginación también juega un papel muy importante, cada persona crea las escenas que tú le vas contando mientras que eso es muy difícil conseguirlo en la televisión, incluso creo que ésta te condiciona. La radio es mucho más fácil de hacer y de controlar por uno mismo, dependes de menos gente, todo es más directo, más cercano, más inmediato, más sencillo de hacer técnicamente.  De todos los programas que has hecho a lo largo de tu trayectoria profesional ¿destacarías alguno con el que de manera especial te hayas sentido más identificado? Sobre todo recuerdo programas anecdóticos, pero así en especial... soy muy camaleónico y lo mismo me he adaptado a un magazine que a un programa de coplas, que a una radiofórmula. Entonces tampoco sabría definirme porque cierto es que yo me veía siempre como disc jockey, de hecho mi otra "faceta profesional" es el mundo de las discotecas y de las cabinas. Por eso desde el principio pensaba que iba a ser locutor de radiofórmula o disc jockey de emisora de radio y sin embargo, con el tiempo, la vida me ha ido encarrilando por el mundo de la radio más periodística y ahora me encuentro muy agusto haciendo lo que estoy haciendo. Y en el momento que he hecho radiofórmula me he sentido agusto y cuando he hecho un programa de folclore también lo he hecho agusto. Pero quizá lo que me guste más es la radio como servicio. Los días que más he disfrutado y que a mí más me han realizado ha sido cuando he visto que he podido ayudar al oyente. Por ejemplo, en días de tráfico complicado porque ha habido grandes nevadas, carreteras cortadas y tú sabes que tienes los medios: llamas a la subdelegación, te dan un dato, te llaman oyentes desde la carretera.... sabes que hay mucha gente que te está escuchando y tú les estás facilitando la información que necesitan. Ese es el tipo de programa que más me gusta hacer. No quiero decir con esto que una mala noticia sea la "buena noticia" y haya que esperar una catástrofe para verdaderamente sacar la parte vocacional como comunicador pero es cierto que cuando verdaderamente veo que mi trabajo tiene un sentido es porque estoy ayudando, aparte de entretener y hacer pasar un buen rato a la gente, claro.  ¿Qué es lo más difícil a lo que te has tenido que enfrentar durante todos estos años de trabajo? Cuando hay que dar una mala noticia y encima la tengo que dar en un informativo nacional. De hecho, mi faceta ahora mismo en Onda Cero es de técnico de redacción y contenidos, básicamente en el tema de magazines, entrevistas, entretenimiento... Pero la inmediatez de la radio, de la noticia , eso de tener cuatro datos sobre una noticia importante y ya tener que entrar en un boletín nacional... Técnicamente te tienen que habilitar de todos los recursos y todos los protocolos y en muy poco tiempo preparar un corte de voz, creo que algo difícil y desde aquí alabo a los compañeros que están día a día al frente de las noticias. Son momentos de muchos nervios. También lo lamentable es que sea una mala noticia, accidentes. Hay que contactar con la familia de la víctima, conocer detalles que        parece que vas buscando el sensacionalismo cuando verdaderamente lo que quieres es informar, pero da un poco la sensación de que se busca el morbo y no es así.   



 Eres una de las excepciones que rompe la célebre frase "Nadie es profeta en su tierra". La mayor parte de la gente respeta y valora tu talento y tu trabajo. ¿Cómo te sientes? Me siento muy agradecido pero también con mucha responsabilidad. Si te soy sincero,este es un trabajo arduo y complicado en el que muchas veces decir la verdad te puede posicionar como un héroe o como un tirano, dependiendo de a quién le guste que diga la verdad o a quién le ofenda o le pueda perjudicar y, muchas veces, lamentablemente, cuando tienes que decir la verdad te creas muchos enemigos. Esa es una parte que llevo mal pero si es cierto que me siento agusto, que no puedo decir que no sea profeta en mi tierra y que, de hecho, muchas asociaciones, hermandades de Semana Santa... me han hecho reconocimientos y yo, encantado de la vida. Además, soy de los que apuestan porque los reconocimientos se hagan en vida. Es cierto que me invitan a infinidad de cenas y comidas de hermandad y no hay sitio en el que no me hagan un reconocimiento, soy muy afortunado y, desde la responsabilidad, me gustaría corresponder a todos esos homenajes.  Entre estos reconocimientos encontramos tu nombramiento como pregonero de la Semana Santa 2011 de Alcázar de San Juan. Cinco minutos de ovación sin parar tras tu pregón, ¿en qué piensa uno en un momento así? Primero he tenido que tragarme mis propias palabras porque siempre he dicho, sin ningún sentido de acritud, que aquí en Alcázar de San Juan siempre hemos sido muy fríos para aplaudir, en desfiles de Carnaval, en Moros y Cristianos, se aplaude poco. Entonces, que terminara mi pregón y sentir esa ovación de cinco minutos sin parar... lo primero que pensé fue: "Nunca más diré que la gente de Alcázar es fría para aplaudir".  Fue muy emocionante, qué más se puede pedir que una ovación así. Yo ya no sabía como agradecerlo, qué gestos hacer, cómo mandar besos a la gente... Además, preparé para el final una marcha triunfal de Sevilla para que no quedara el aplauso así, tan vacío, pero resulta que terminó la marcha y seguía la gente aplaudiendo todavía.  También trabajas como Dj, ¿qué te aporta esta otra faceta tuya? Yo siempre he sido Disc Jockey, de pequeño me gustaba poner discos y estaba encantado cuando me dejaban un vinilo. Tuve la fortuna de ser uno de los disc jockeys que trabajó en el antiguo Alces Pak, la discoteca de referencia de la zona. La verdad que lo que es un hobbie también es un complemento laboral bastante bueno y permite también que la gente pueda reconocerme, que pongan cara a la voz que escuchan en la radio. Pero quizá hubiera disfrutado más mi éxito como Dj cuando era más joven que no ahora, que a lo mejor me ha tocado pinchar delante de 4.000 o 5.000 personas en una plaza de toros, que yo eso nunca me lo había planteado en mi vida, y ahora que lo tengo pues, bueno, lo disfruto, pero lo hubiese disfrutado aún más cuando era más joven. De todas formas, tengo mucha versatilidad y procuro llegar a todos los públicos, me adapto a cualquier estilo que me pidan.  Otra de tus pasiones es tu tierra, La Mancha. Allá donde vas, pregonas sus tradiciones y su cultura, ¿qué crees que tiene de especial esta tierra?  Mucha calidad de vida para los que vivimos aquí y, en general, somos muy hospitalarios para el que viene de fuera. Tenemos buen comer y buen beber. Me encanta vivir en un mar de viñedos, me encanta el olor del mosto cuando llega la vendimia. También la cercanía de la gente, conoces a todo el mundo a la vez que tienes unos servicios y unos recursos sociales que no tienen en un pueblecito pequeño. Luego, a mí me tira mucho la familia y me gusta estar con los amigos para tomarme un vinito. Eso es calidad de vida y no tiene precio. Y no lo digo yo sólamente, lo dice el que vive en la gran ciudad y todos los fines de semana viene al pueblo.  Cuéntanos alguna cosa que se te haya quedado en el tintero, que te gustaría hacer y aún no has hecho. Ahora estoy haciendo una obra de teatro en la que hago de narrador, es un espectáculo musical que se llama "Cuéntame como sonó", una crónica musical de España del siglo XX. Yo voy contando la historia como si fuera un locutor de las antiguas radios de válvulas y sobre eso, la música. Y claro, coincido con unos músicos, saxofonistas, pianistas, percusionistas... que son verdaderos genios, admiro la técnica y la disciplina que tienen y muchas veces les digo que mi frustración ha sido no ser músico. Ellos me dicen que nunca es tarde y ahora que estoy con ellos no descarto que, si algún día tengo un poco de tiempo, aprenda a tocar algún instrumento. Y luego, pues afianzarme en la radio y si puedo subir, hacerlo, aunque está difícil, ya hay que dar gracias por tener un puesto de trabajo en una emisora de radio aunque sea local. De todos modos, no descarto que si algún día me permiten hacer cosas más "a lo grande" lo haga, pero siempre apegado a mi familia y a mi tierra porque además técnicamente hoy en día se puede hacer.  

banners









Contactar
Visitar CTA
Visitar CTA
publicidad@gigantesdelamancha.com
redaccion@gigantesdelamancha.com
656931783 / 654995385
Aviso Legal      ::      Revista      ::      Reportajes      ::      Entrevistas      ::      Contacto
Visitar CTA