Luis Castellanos: "Cada minuto jugado es un regalo"
Tiene 25 años, mucho baloncesto en sus manos y mucho aún más que dar. El alcazareño fue la primera incorporación para el Soliss Alcázar Basket, el ya popular equipo de la localidad que compite en la liga EBA del baloncesto español.

  20/12/2013 12:51:32

Esta es la primera vez que Luis Castellanos milita como jugador de un club que no sea el Grupo 76 Al-Kasar. Se ha formado en la cantera de Alcázar de San Juan y desde infantil ha llevado la camiseta del club donde el pasado curso logró el ascenso a Primera Nacional. Siempre ha destacado en sus equipos punteros, como sénior hace tres temporadas lograba la Copa Federación, fue subcampeón regional con el equipo júnior para disputar el campeonato de España y, antes de eso, en su época cadete, fue subcampeón regional. Y es que para Luis el Grupo 76 Al-Kasar es su casa, donde ha crecido como jugador y como persona, donde ha ayudado en todo lo posible y donde han surgido y crecido grandes amistades.

Fiel amante del deporte, se inició practicando fútbol y balonmano y descubrió el baloncesto de forma circunstancial: “tenía un par de amigos en la Escuela de Baloncesto, me apunté para estar más tiempo con ellos y desde entonces no he parado... Lo cierto es que es un deporte que engancha”. A falta de una asignatura para licenciarse en Ciencias Físicas del Deporte, Luis asegura que el deporte en general es para él como un estilo de vida, lo que ha estado haciendo siempre y a lo que se quiere dedicar: “mi propósito es ser profesor de Educación Física o preparador físico, ésto es algo diferente en mi vida que me apetecía hacer pero es eventual”, nos confiesa.

 


Ante el baloncesto se considera una persona muy sacrificada pero también afirma tener muchos defectos, “técnicamente no soy demasiado bueno, mi mano izquierda no existe, juego sólo con una mano. Es algo que mis entrenadores siempre me han intentado corregir y que aún estoy por conseguirlo”.

Y hablando de entrenadores nos cuenta que siente un cariño muy especial por todos por lo que han supuesto en cada etapa de su carrera y, aunque sea un tópico, no podría elegir porque “cada uno te aporta algo diferente”. De ellos lo que más valora es la sinceridad, “que no te prometan una cosa y luego sea otra, que se impliquen en el proyecto, que sean líderes del equipo y prediquen con su ejemplo”. Valores que, según Luis, encarna su actual entrenador, Nando, “se le nota que le gusta su trabajo y eso es muy importante”.

Nueva etapa

Luis fue el primer fichaje del Alcázar Basket y el único jugador local. Recibió la noticia a través de Fernando Díaz-Ropero, segundo entrenador, que se interesó por él y le habló del proyecto. Coincidió que estaba terminando la carrera y tenía pensado volver a Alcázar, reconociendo que “ya sólo entrenando sería feliz” y fue entonces cuando Díaz-Ropero habló con los responsables y entró en el equipo. Una de las cosas que más le costó fue adaptarse al nuevo ritmo de entrenamiento y a pesar de no ser titular, consciente de que es el único que no había jugado anteriormente en una liga de esta categoría, agradece enormemente “cada minuto que juego porque es un premio para mí”.

Con una filosofía de “partido a partido” y con la defensa como punto fuerte, el objetivo de este equipo no es que haya un referente sino muchos, “somos un conjunto y vale tanto el que anota más puntos como el que menos porque cada uno tiene un rol diferente”. Fuera de la cancha también forman una piña, “nos llevamos muy bien y hacemos bastantes cosas juntos además hay mucho compañerismo”. Y es que a su llegada, Luis hizo las veces de perfecto anfitrión y se encargó de enseñarles la localidad y sus alrededores, dónde ir a tomar unas cañas o unas tapas, “incluso cuando aún estaban instalándose, ponían lavadoras en mi casa y se venían allí a ver el fútbol, somos como una familia”.

Su debut en EBA en la cancha del Estudiantes -donde estuvo haciendo prácticas durante dos años mientras estudiaba INEF- es uno de sus mejores recuerdos aunque tampoco puede olvidar de su anterior etapa con el Grupo 76 Al-kasar, la fase final junior donde se proclamaron subcampeones de Castilla La Mancha y tuvieron la oportunidad de jugar contra el Madrid, el Pamesa de Valencia y el Estudiantes o el ascenso a primera nacional que mencionábamos anteriormente.


Queremos saber más así que le preguntamos por el compañero más divertido en el vestuario y su respuesta es: Lluis Jacas. “Siempre está haciendo bromas, concretamente, bromas fáciles. Y Álvaro Alarcón me ha sorprendido gratamente en el sentido de que todavía no lo he visto enfadado nunca, siempre está sonriendo y animandote”. De ellos también destaca su inteligencia dentro del campo:, “es una de las cualidades que más valoro en el baloncesto aparte del físico, por supuesto”.

Valora positivamente la llegada de este equipo porque permite llevar el nombre de Alcázar fuera, aumenta la afición y moviliza a más público también en el caso del Grupo: si hay un partido antes la gente se entera y va a verlo. Cuando hablamos de que las gradas están vacías depende mucho de con qué se compare: “en nuestra categoría en Madrid a lo mejor vienen a vernos 50 personas y aquí más de mil quizás porque en las grandes ciudades están acostumbrados a disfrutar de deportes de élite y en las poblaciones más pequeñas no”. Incluso asegura que sus compañeros se sorprenden y emocionan cuando por la calle les reconocen, les piden fotos y autógrafos, incluso hay vienen a vernos a los entrenamientos”. Eso no hay cómo agradecerlo.

banners









Contactar
Visitar CTA
Visitar CTA
publicidad@gigantesdelamancha.com
redaccion@gigantesdelamancha.com
656931783 / 654995385
Aviso Legal      ::      Revista      ::      Reportajes      ::      Entrevistas      ::      Contacto
Visitar CTA