Cristina Sánchez, un sueño americano hecho realidad
Esta criptanense ha sido la primer mujer en la historia de la primera división universitaria estadounidense en militar en tres deportes diferentes: tenis, fútbol y baloncesto.

  24/04/2014 12:27:55

Desde muy pequeña comenzó a practicar deporte, concretamente al fútbol, jugaba en el colegio y por las tardes en casa con sus primos. Le entusiasmaba el balón pero tuvo la mala fortuna de que en ese momento no hubiese un equipo en Campo de Criptana así que cuando cumplió seis años su madre le apuntó a la escuela de tenis donde “podía pasar las horas muertas en el frontón o en las pistas”. Lo cierto es que Cristina tenía una aptitud natural para el deporte ya que muy pronto se adaptó a la raqueta y empezó a destacar en los torneos de la provincia y de la región con tan sólo nueve años, aunque seguía teniendo en mente jugar al fútbol y así ocurrió: “creo que tenía como doce años y jugué durante un año hasta que ya no pude compatibilizar las dos cosas”. El colegio, el tenis y los torneos se convirtieron en su prioridad. 

Competitiva y muy exigente consigo misma, su meta siempre ha sido llegar a ser tenista profesional aunque la posibilidad de que le concedieran una beca en una universidad americana para licenciarse en Comercio Internacional le hizo aparcar ese objetivo. Sin embargo, cuando cruzó el charco se percató de que todavía tenía posibilidades de volver al circuito y que, después de todas las experiencias vividas y con una carrera como respaldo, mentalmente estaba mejor preparada para intentarlo de nuevo y ver qué pasa porque “no quiero quedarme con la espinita de saber si puedo llegar lejos o no en el circuito profesional”. Aunque comenzó sus estudios universitarios en la Universidad de Maryland, posteriormente se transfirió a Texas A&M University, donde el programa educativo y el equipo de tenis es mucho más potente. En esta etapa de su vida ha hecho historia siendo la primera jugadora en primera división universitaria de EE.UU en tres deportes distintos -fútbol, tenis y baloncesto- y además le han concedido el ‘Momentum Académico’ de lo que se siente muy orgullosa. “No era algo que tenía en mente, simplemente me enfoco en entrenar y estudiar y hacerlo lo mejor posible pero siempre se agradece algún tipo de reconocimiento aparte de lo deportivo. Me levanto cada día con el objetivo de hacer las cosas bien y lo que venga pues bienvenido sea”.


Con ella no sólo hemos echado la vista atrás sino también hacia el futuro. Respondiendo a nuestras preguntas ha recordado momentos y sentimientos, cuál es el secreto para lograr un objetivo o como se encuentra a día de hoy:

¿En qué piensas cuando compites?
Cuando estás en la pista te da tiempo a pensar en todo, estás sola y se te vienen muchas cosas a la cabeza, difíciles de controlar. Intentas mantener los pensamientos positivos y dejar los negativos a un lado, no cabrearte cuando las cosas salen mal. Pensar en el esfuerzo que haces en los entrenamientos y acordarte de quienes te apoyan ayuda a seguir y a dar un poco más de lo que uno tiene. 

¿Qué es más difícil de manejar, el cansancio físico o el mental?
Yo diría que una combinación de las dos. A lo largo de la temporada llegas a un punto que físicamente estas siempre cansada y tienes que tirar de lo que te queda mentalmente para estudiar ese par de horas más que necesitas en vez de irte a dormir. 

¿Cuáles crees que son ahora mismo tus puntos fuertes y tus áreas de mejora?
Diría que mi punto más fuerte ahora es mi cabeza porque tengo una tranquilidad de la que antes carecía a la hora de jugar además de una carrera universitaria. He madurado mucho dentro y fuera de la pista. El estilo de vida que he llevado los últimos cuatro años me ha ayudado a mejorar en todos los aspectos. No ha sido fácil: trabajo, presión, muchos momentos de estrés y de ir a contrarreloj todo el día... pero ha merecido la pena y espero poder recoger más frutos de esta experiencia. 

¿Qué es lo que más echas de menos?
Se echa de menos todo. Depende del momento... Echo de menos llegar a casa y relajarme, no tener que pensar en nada más y que mi madre cuide un poquito de mí. También echo mucho de menos esos cafecitos con mis amigos, esas tardes de sábado sin nada que hacer, sólo quedar con ellos y hablar. También el idioma porque aunque ya domine el inglés siempre es mucho más fácil comunicarme en español y poder hacer bromas ¡sin tener que pensar cómo decirlas!

A nivel profesional, ¿quién es tu modelo de inspiración? 
Siempre he dicho que mi ídolo ha sido y es Raúl González por su profesionalidad, su manera de tratar a la gente y, sobre todo, por su forma de luchar y nunca darse por vencido. Se ha adaptado a las circunstancias lo mejor que ha podido y siempre es muy correcto tanto dentro como fuera del campo. 

¿El tenis te ha robado alguna lágrima? 
Muchísimas. Se sufre mucho con el tenis, es un deporte solitario y si te lo tomas muy en serio te puede llegar a afectar demasiado. En mi caso, las decisiones más importantes y difíciles que he tomado han estado relacionadas con el tenis. Me fui de casa con quince años y desde entonces han sido muchos cambios de amigos, de casa, de ciudad, de país… eso nunca es fácil y mucho menos cuando tienes que decidir qué y a quién dejas detrás... Y como en cualquier deporte o aspecto de la vida donde te dejas la piel, si ves que las cosas no salen como uno quiere es muy frustrante. 

¿Cómo se trabaja el tenis en EE.UU.? ¿Qué diferencias hay respecto a España? 
La manera de trabajar es muy diferente simplemente por el hecho de que puedes compaginar estudios y deporte, algo que en España es casi imposible. Aquí la universidad es un paso más hacia el camino al profesionalismo. 

¿Cómo sientes personalmente que está el panorama del tenis femenino, sigue habiendo desigualdades sociales?
Desigualdades siempre va a haber pero aquí intentan que no sean muy grandes. Por ejemplo, la universidad está obligada a dar el mismo número de becas a chicos que a chicas aunque normalmente los deportes que producen más dinero siempre son los masculinos. 

¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando vuelves a tu tierra? 
Pasar tiempo en casa, tirada en el sofá viendo la tele a la hora de la siesta. Ir a alguna terracita con mis amigos a tomarme algo, relajada, sin preocupaciones. Y como no puedo estar mucho tiempo parada me pierdo por los caminos de la sierra a correr o con la bicicleta con mi padre o con mi amigo Jaime. Busco desestresarme e intentar no preocuparme mucho por las cosas.


► El mejor consejo que te han dado... Sigue luchando porque nunca sabes cómo de cerca está lo que deseas.
Un sueño por cumplir...ser tenista profesional. 
Tu mayor ilusión... Jugar los cuatro ‘Grand Slams’.
En el futuro te ves... jugando en el circuito. Pero si eso no pudiera suceder me gustaría hacer un master y trabajar en algo que me permita viajar por el mundo. Ya no puedo estar mucho tiempo en el mismo sitio... (se ríe).
Su mejor golpe... el saque. Ahora saco con más potencia y me atrevo más a subir a la volea.

banners









Contactar
Visitar CTA
Visitar CTA
publicidad@gigantesdelamancha.com
redaccion@gigantesdelamancha.com
656931783 / 654995385
Aviso Legal      ::      Revista      ::      Reportajes      ::      Entrevistas      ::      Contacto
Visitar CTA