Profesiones en el desván
José Olivares Flores. Comercio de ultramarinos y charcutería. Alimentación Pepe

  15/04/2015 10:57:57

Por: Francisca García-Casarrubios

Nuestra sociedad va avanzando a un ritmo a veces tan rápido que asimilamos  los cambios casi sin darnos cuenta. Todo ha sido pensado para mejorarnos la vida, para hacérnosla más fácil y agradable. A la hora de hacer nuestras compras de alimentos, en las grandes superficies se nos ofrece todo con la mayor vistosidad y al alcance de nuestras manos para que compremos cuánto más mejor y en el menor tiempo posible.

Por ello nos detenemos poco a pensar en lo que hemos dejado atrás, en las pequeñas tiendas de barrio, donde el tendero o la tendera, eran nuestros amigos, y a los que visitábamos a diario para comprar cualquier cosa, siempre en  pequeñas cantidades. Se compraba para el día porque al siguiente la tienda estaría en el mismo sitio y mientras tanto se podría cambiar el menú.

Alimentación Pepe. Así reza un cartel en la entrada de su tienda.

Pepe nació para ser tendero; no todos valemos para este oficio, de ser bueno o regular depende la duración del negocio y de que los parroquianos no te dejen por otro. Por eso digo que él ha sido bueno en su trabajo porque ha estado atendiendo al público durante cincuenta años.

¿Cuándo comenzaste a trabajar?

- A los quince años, entré en la tienda de ultramarinos de Valeriano Perucho. Allí estuve hasta los veinte y ocho. Cuando ya pensaba en casarme con Carmen,  mi novia, decidí que era el momento de poner mi propio negocio. Me instalé en la esquina de la calle Tercia, frente al Pósito, un poco más arriba de donde ahora estoy.

¿Cómo te ganaste a la clientela?

-Yo quería seguir en la misma línea que tenía mi jefe, Perucho, y siempre le he dado al público buenos artículos de marca, buenas calidades, y sobre todo amabilidad y despachar al gusto del cliente. Si a una  le gustaban los filetes finos, se los hacía finísimos, si a otra le gustaba que le cortara el queso de una forma especial, lo cortaba como me decía. Y siempre acompañando con una sonrisa.

 ¿Qué  hacías cuando se juntaban detrás del mostrador varias clientas?

-Pues para que ninguna se pusiera nerviosa con la espera, tenía un repertorio de chistes, que iba renovando, y mientras despachaba iba contando alguno. A veces alguna mujer me ha dicho: -¡Hijo mío, me has alegrado el día! Porque mira que tenía un día tonto… y con tus chistes he olvidado los problemas.

-En otras ocasiones no quieren chistes; necesitaban un consejo, tenían la necesidad de contarme algún drama de sus vidas, sabían  que yo les escuchaba y, como si fuera un confesor o un psicólogo, intentaba alentarlas, darles alguna solución, pero sobre todo les ofrecía lealtad por la confianza que depositaban en mí.

¿Me cuentas alguna anécdota?

-Hace ya algunos años, vino un hombre a comprar porque su mujer estaba enferma y quería jamón de York; (ahora ya no se puede poner este nombre porque está registrado, pertenece a la localidad  británica de York, en otros lugares  ya  es solo jamón cocido) bueno pues el hombre me dijo: -Dice mi mujer que quiere ese jamón de York donde viene pintada en la caja la jeta del gorrino.

-Era el jamón “Apis” que llevaba en la tapa pintada de rosa la cara de un cerdo.

 Pepe tiene tantas y tantas vivencias, con el trato directo con sus parroquianos día a día, que le va a resultar difícil la jubilación. Él dice que no será una etapa triste pero sí nostálgica.

Según la etimología de Júbilo, en latín, viene jubileo y de ahí jubilación. Que en aquella época significaba la alegría y el bienestar. Pero en nuestros días, para muchas personas que les llega la jubilación en plenas facultades, tiene una connotación totalmente distinta.

Pepe disfrutará su jubilación dedicándose a otros quehaceres más ociosos pero en su mente seguirán presentes todas las personas que pasaron por su establecimiento y confiaron en sus dotes de buen comerciante.

En Campo de Criptana, Alimentación Pepe perdurará en varias generaciones como el emblema de la buena alimentación, del trato cordial, de la cercanía y simpatía de un hombre que supo ganarse a todo el pueblo con su nobleza y humildad.   


banners









Contactar
Visitar CTA
Visitar CTA
publicidad@gigantesdelamancha.com
redaccion@gigantesdelamancha.com
656931783 / 654995385
Aviso Legal      ::      Revista      ::      Reportajes      ::      Entrevistas      ::      Contacto
Visitar CTA